Eucaristía y Sexo

La ofrenda o comunión con los dioses mediante pan y agua, vino o cerveza, es un elemento común entre los distintos dioses que mueren y resucitan, aludiendo originalmente a la reanimación estacional de los cereales y viñedos, pero una notoria diferencia entre el cristianismo y los otros cultos es el rol del sexo en dichos rituales. A continuación se presentan algunos de estos interesantes ritos.

En Sumeria, el reencuentro anual entre la vivificante diosa del amor y el dios de la agricultura y vegetación se menciona en numerosos textos de las formas más explícitas, pero la descripción del ritual sacerdotal es bastante sutil, detallándose un altar con agua y pan para Dumuzid, que regresaba a la vida anualmente, una probable referencia al mismo alimento y agua de la vida que revivieron a Inana tras su crucifixión.

En E-ana los sacerdotes vestidos de lino preparan un altar para él. Agua es puesta allí para el señor; ellos lo llaman. Pan es puesto allí; ellos lo llaman. Él se refresca en el palacio; ellos lo llaman así: “¡Dumuzid, radiante en el templo y en la tierra! ¡Madre Inana, madre Inana (…)” (Inana habla:) “¡O, mi hombre que ha llegado al hogar, acércate!Un shir-namshub para Inana, líneas 52-65

“Tu pondrás tu mano derecha sobre mis genitales mientras tu mano izquierda descansa sobre mi cabeza, acercando tu boca a mi boca, y tomando mis labios en tu boca: así tomarás un juramento para mí. Este es el juramento de las mujeres, mi hermano de bellos ojos”Un bálbale para Inana (Inana-Dumuzid B), líneas 21-26

Pareja copulando, Placa de arcilla mesopotámica, Museo de Israel, N° 87.160.742, segundo milenio a. e. c.

Pese a las denuncias bíblicas de fornicación asociada al culto de las contrapartes semíticas de la diosa, se debate si el rito incluía realmente la recreación del acto sexual, puesto que en lenguaje bíblico toda adoración a otros dioses aparece como una “infidelidad” a Yahvéh por “lascivia”, “adulterio” o “prostitución” con otros dioses. Con todo, la Biblia sí ratifica el culto a la “Reina del Cielo” entre los judíos con la confección de tortas amasadas y libaciones. (Jeremías 7:18, 44:17-19)

En Egipto, el dios de la vegetación y resurrección, Osiris, estaba íntimamente asociado al pan, vino y cerveza y su festival incluía una procesión con figuras fálicas, celebrando la recuperación o sustitución del falo amputado del dios, perdido tras su descuartizamiento por Set.

…celebran los Egipcios lo restante de la fiesta con el mismo aparato que los griegos. En vez de los falos usados entre los últimos, han inventado aquellos unos muñecos de un codo de altura, y movibles por medio de cables, que llevan por las calles las mujeres moviendo y agitando obscenamente un miembro casi tan grande como lo restante del cuerpo. La flauta guía la comitiva, y sigue el coro mujeril cantando himnos en loor de Dionisio. El movimiento obsceno del ídolo y la desproporción de aquel miembro no dejan de ser para los Egipcios un misterio que cuentan entre los demás de su religión” ; “Osiris es, en la lengua de los griegos, Dionisio” – Heródoto, Historia libro 2.48, 144

La mención de Heródoto no detalla la ofrenda o consumo de pan ni libaciones, pero sí recalca la gran similitud con los ritos griegos de Dionisio, que incluían una procesión fálica con música, y portadores de pan, agua y vino y al menos una variante ateniense del festival, conocida como las Leneas, incluía la preparación de un pilar, madero o árbol con el rostro, corona y túnica de Dionisio, a la que se le ofrecían libaciones de vino y panes consagrados, reminiscente de la erección del pilar Dyed y las procesiones con fetiches de Osiris de los egipcios.

Portadora de un falo ritual, Altes Museum, Berlín, N° 3206
Museo Arqueológico de Nápoles, 2419, siglo V a. e. c.
Museo Nacional de Roma, Jarrón de Lenea, Villa Giulia 983. 207189, Siglo V a. e. c.

En resumen

Varios elementos del culto a dioses-que-mueren-y-resucitan, presentes en la cuna del Mediterráneo, parecen haberse preservado en el cristianismo, incluyendo la eucaristía y la erección del dios sobre un madero (representando su renacimiento, no crucifixión), pero un elemento distintivo de los cultos previos era el rol del sexo como representación del poder creador divino, algo que no solo está ausente en el cristianismo, sino que mal visto en varios pasajes del N.T.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s