David y Salomón, Exorcistas

403846

Uno de los aspectos más curiosos de la figura de Jesús en el Nuevo Testamento es su rol como exorcista, escapando al resto de sus atributos y leyendas que pueden entenderse simplemente como un perfeccionado y amalgamado Moisés, Sumo Sacerdote, Elías, Eliseo y descendiente de David, entre otros ingredientes sacados el Antiguo Testamento.

En cambio, todos los relatos de posesiones e influencias demoníacas del A.T. se presentan como espíritus malignos enviados por Yahweh para manipular humanos (Jue 9:23; 1Sam 16:14-15, 18:10, 19:9, 1Re 22:22; 1Cron 21:1; Job 1:12-2:7), muy distinto al concepto del N.T. de posesión por sirvientes de Satán en contra de las órdenes divinas.

Para comprender tal situación es necesario estudiar la literatura extra-bíblica, que demuestra que tras el exilio en Babilonia y el dominio persa, el judaísmo adoptó el concepto de demonios enemigos de Yahweh, capaces de poseer humanos y expulsables mediante exorcismos.

El conocimiento secreto sobre cómo expulsar tales criaturas se atribuyó, naturalmente, al rey David, que en una breve alusión de 1Samuel 16:23 lograba aliviar con su música el malestar del rey Saúl cuando el espíritu maligno de Yahweh lo atormentaba, y una fama todavía mayor se atribuyó a su hijo Salomón, aclamado en el A.T. por su enorme conocimiento y sabiduría.

«Y cuando el espíritu malo de parte de Dios venía sobre Saúl, David tomaba el arpa y tocaba con su mano; y Saúl tenía alivio y estaba mejor, y el espíritu malo se apartaba de él» 1 Samuel 16:23

Los legendarios poderes de exorcismo de Salomón son mencionados por Flavio Josefo (Antigüedades de los judíos 8.2) y los Manuscritos del Mar Muerto, que incluyen salmos y encantamientos para expulsar demonios atribuidos a ambos reyes (Salmos Apócrifos, 11Q11; Contra Demonios, 4Q560; Composiciones de David, 11QPSa)

«El total de canciones que compuso fueron cuatrocientas cuarenta y seis. También, canciones para hacerle música a la gente afligida por demonios: cuatro» Composiciones de David, 11QPSa 27.9-10

«También superaba Salomón en sabiduría a aquellos hebreos que eran en ese entonces eminentes por su perspicacia (…) Dios también lo capacitó para aprender el arte de expulsar a los demonios, ciencia útil y curativa de los hombres. Compuso encantamientos para aliviar las enfermedades y dejó la manera de usar los exorcismos mediante los cuales se alejan los demonios para que no vuelvan jamás. Este método curativo se sigue usando mucho entre nosotros hasta el día de hoy» Flavio Josefo, Antigüedades de los judíos 8.2

Así, se explica la expectativa del pueblo en un mesías exorcista descendiente de David, algo especialmente evidente en el siguiente pasaje de Mateo:

«Entonces fue traído a él un endemoniado, ciego y mudo; y le sanó, de tal manera que el ciego y mudo veía y hablaba. Y toda la gente estaba atónita, y decía: ¿Será éste aquel Hijo de David?» Mateo 12:22-23

Conclusión

Analizar la literatura extra-bíblica permite encontrar una explicación al anticipado poder exorcista del Mesías, algo que no puede extrapolarse de las profecías mesiánicas del A.T., pero que de todas formas contribuyó a formar los atributos de Jesús, junto a otros aspectos de David y Salomón, tales como el nacimiento de David en Belén (1Sam 16:1-19), el lamento de David en el Monte de los Olivos (2Sam 15:30), la anunciación real de Salomón cabalgando sobre una mula (1Re 1:33-40), la recepción de visitantes de oriente con oro e incienso (1Re 10:2), y llevar el título de «El Hijo de Dios» y «Mesías» (traducido en las biblias como «Ungido»), que el A.T. atribuye tanto a David como Salomón, entre otros detalles.

«Hallé a David mi siervo; Lo ungí con mi santa unción (…) Él me clamará: mi padre eres tú, mi Dios, y la roca de mi salvación. Yo también le pondré por mi primogénito, el más excelso de los reyes de la tierra» Salmos 89:20, 26-27

«Su nombre será Salomón (…) Él edificará una casa para Mi Nombre; y él será para mí un hijo, y yo seré su padre; y afirmaré el trono de su reino sobre Israel para siempre» 1 Crónicas 22:9-10

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Anónimo dice:

    Entonces ahora te dedicas a interpretar la biblia? igual que los religiosos

    Me gusta

    1. Telias dice:

      Más que “interpretar” me dedico al estudio de la mitología comparativa, una ciencia que abarca desde la Biblia a las fábulas de Esopo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s